La segunda fase del Túnel del Oriente estaría lista antes de finalizar 2022

El presidente Iván Duque, junto al gobernador de Antioquia, Luis Pérez, inauguraron el túnel de 8,2 kilómetros.

Ubicado entre el área metropolitana de Medellín y el Valle de San Nicolás en Rionegro, municipio de Antioquia, el Túnel del Oriente ya es una realidad. Tras una inversión aproximada de un poco más de $1,1 billones, ayer se dio formalmente la apertura de esta nueva infraestructura, que no solo se convertirá en la obra insignia del país al ser el túnel más largo de Suramérica, sino que además, prevé dinamizar la economía y la competitividad del departamento.

La entrada en operación de los 22,3 kilómetros aproximados que componen una de las dos partes del proyecto se da luego de cuatro años y cuatro meses de obras, y 22 años después de haberse firmado el contrato (1997). Pese a que según la Concesión Túnel Aburrá-Oriente, esta iniciativa muestra que “la ingeniería nacional está a la altura del mundo”, todavía hay un reto en el camino: la terminación de la segunda fase del proyecto.

La cual trata de un segundo túnel que se ubicará al lado de la infraestructura principal. Al entrar en operación, el objetivo es que los dos corredores sean unidireccionales, pues así se recortarán los tiempos se viaje y se dará un mayor flujo vehicular. Así lo afirmó Gonzalo Echeverry, presidente de la junta directiva de la Concesión, quien, además, aclaró que esta segunda etapa costará hasta $550.000 millones y estará lista antes de finalizar 2022.

Aunque aún hay cosas en las que hay que trabajar, el nuevo Túnel del Oriente se convertirá, según el presidente Iván Duque, en la obra insignia de Medellín, de Antioquia y del país.

“El Túnel del Oriente es un referente para la infraestructura vial nacional, pues es una alternativa de conexión ágil y segura entre el Valle de Aburrá y el Valle de San Nicolás, dos regiones de gran importancia para el departamento de Antioquia”, explicó Duque, en medio de la inauguración.

El mandatario, junto al gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, aseguró que la construcción de este Túnel también trajo grandes beneficios en materia ambiental para la región. De hecho, confirmó que para su ejecución se restauraron más de 55 hectáreas de bosque, mediante la siembra de 30.226 árboles nativos en áreas de importancia ecosistémica y de regulación hídrica para el departamento.

Para la ejecución de esta nueva infraestructura se demandaron 3.000 empleos mensuales directos, los cuales estuvieron a cargo de la Concesión Túnel Aburrá-Oriente. De acuerdo con Germán Rueda, gerente de dicha concesión, “74 empresas constructoras hicieron parte de la obra. Entre ellas AIA, Coninsa Ramón H, Estyma, Termotécnica (Grupo Ethuss), Mincivil, SP y Construcciones El Cóndor, que representan 65% de los accionistas”.

on la apertura de estas obras, desde la Gobernación también se confirmó que quedarán habilitados 22,3 nuevos kilómetros. Estos se derivan en tres túneles, 1,9 kilómetros en nueve viaductos, dos intercambios viales y cuatro km de vía.

“Se destaca la implementación de altos estándares de seguridad, por ejemplo, la construcción de un segundo túnel paralelo al principal que servirá como una vía de escape en caso de emergencias, y a futuro funcionará como una segunda calzada para tráfico en único sentido”, indicó Gilberto Quintero Zapata, secretario de Infraestructura de Antioquia.

Cronología del proyecto

La historia del proyecto data de un poco más de 22 años cuando se firmó el contrato de concesión. Según Echeverry, “durante esos 22 años los dirigentes políticos cambiaron de opinión: unos dijeron que no era prioritaria y otros que no les gustaba el trazado. Sin embargo, fue hasta que el entonces gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, giró el cheque para el cierre financiero”.

En concreto, el directivo confirmó que, tras estos ires y venires, la firma del contrato del proyecto fue en octubre de 2011. No obstante, un año más tarde la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) frenó el proyecto presuntamente por la falta de estudios en la obra.

Aunque a partir de ese momento se tardó tres años para retomar la construcción, fue hasta 2015 cuando se firmaron nuevas normas técnicas y se inició su desarrollo formal. A partir de allí, la Gobernación, junto a la Concesión, pusieron en marcha un plan para ejecutar las obras, por eso, luego de cuatro años y cuatro meses, hoy el túnel es una realidad. No obstante, aún se continúa trabajando para finalizar su fase II.

Estos son los beneficios que traerá la nueva obra para Antioquia

La Conexión Vial Aburrá Oriente - Túnel del Oriente conecta dos regiones: el Valle de Aburrá (Medellín) y Valle de San Nicolás (Rionegro). Este nuevo túnel optimizará la movilidad a tal punto que el recorrido de viaje al aeropuerto José María Córdova será de tan solo 18 minutos, cuando se usaban 45. De acuerdo con la Gobernación de Antioquia, “generará mayor dinamismo en la economía, pues potenciará el desarrollo industrial, agrícola y turístico del departamento”. Además, atraerá mayor inversión privada a los municipios cercarnos.

Fuente: Diario La República

Enlace: La segunda fase del Túnel del Oriente estaría lista antes de finalizar 2022