Los cuatro cultivos que pondrían 90 mil empleos en el agro

En arándanos, cannabis, yuca y maíz está la apuesta. Andrés Valencia habla de resultados del sector

Sacar a 600 mil productores de la pobreza multidimensional en los próximos 4 años y hacer que el Producto Interno Bruto (PIB) del sector agropecuario crezca a una tasa -ojalá- del 4 por ciento son algunas de las tareas que tiene anotadas en el Plan de Desarrollo el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, quien ha sonado en los últimos días como candidato a una moción de censura en el Congreso de la República, en parte, porque existe la percepción de que las cosas en el agro no van tan bien.

Aunque el funcionario aún no ha sido notificado sobre las razones concretas, desde ya tiene cuentas sobre algunos de los resultados de las medidas implementadas en estos 15 meses, en los que, según su opinión, el campo ha estado muy en la mira. En entrevista con EL TIEMPO, habló de cómo cumplirá la apuesta de promover 90 mil empleos rurales.

¿Qué resultado destacaría de la estrategia de apoyo al campesino para comercializar productos?

El programa ‘Coseche y venda a la fija’, que va a completar casi un año (en diciembre), con corte al 9 de noviembre, lleva 24.300 productores que están generando conexión directa con el comprador, lo que ha significado negocios por 412 mil millones de pesos. Además, tienen la posibilidad de que dicho contrato se vuelva garantía para un crédito a la tasa más baja disponible para un cultivador (3,5 % menos). Deberíamos cerrar el año con 25 mil; llegar a 100 mil en el 2020 y a 300 mil en el 2022. También estamos acompañando a los productores con un seguro agropecuario que, con corte a agosto, sumaba 109 mil hectáreas aseguradas en Colombia, eso es un crecimiento del 177 por ciento en relación con el mismo periodo del año anterior.

Eso suena a que no había nada en seguro en el agro.

Teníamos productos que no se habían asegurado nunca. Cuando llegamos había solo 4 mil millones de pesos para el seguro agropecuario. Logramos incorporar en el presupuesto 2018 30 mil millones y en el de este año 80.800 millones, el monto más alto en la historia en materia de seguro agropecuario. Esos recursos van al subsidio de la prima, que puede llegar hasta el 90 %. Aspiramos a cerrar el año con cerca de 190 mil hectáreas aseguradas. Obviamente no se pueden cubrir las 7 millones de hectáreas, el mercado sería demasiado grande y el costo fiscal casi que infinito, pero sí tenemos que generar una cultura de aseguramiento que le permita -sobre todo a los pequeños productores- protegerse.

Los bananeros afectados por el Fusarium estaban asegurados?

No porque ese tipo de seguro aún no existe. Estamos desarrollando un seguro de carácter fitosanitario.

El café ha sido el cultivo de mostrar. ¿Es cierto que perdimos 8 % de participación en el mercado?

Se viene perdiendo participación en el mercado mundial porque Vietnam y Brasil vienen creciendo aceleradamente, pero en términos de produc ción, entre 2010 y 2019, prácticamente se duplicó. Cuando yo fui gerente comercial de la Federación producíamos alrededor de 7,5 millones de sacos. Este año debemos cerrar con 14 millones. El precio se recuperó. El fin de semana pasado estuvo cercano a los 890 mil pesos. Hay zonas en Colombia donde ya lo están pagando a 1 millón de pesos la carga, porque viene subiendo la bolsa de Nueva York (el precio allí se está acercando a US$ 1,10) y la tasa de cambio sigue ayudando. El valor de la cosecha este año va a ser superior a la del 2018. Estimamos que el PIB agropecuario se va a recuperar en el tercer y cuarto trimestre (más hacia el IV, cuando está saliendo la cosecha).

Uno de los desafíos en el campo es lo laboral. Usted habla de 90 mil empleos ¿De dónde y cómo?

Le presentamos al Presidente unas iniciativas, sobre todo pensando en que hay que fomentar algunos cultivos que son intensivos en mano de obra. Ahí entra arándanos, producto tiene una enorme demanda internacional. Colombia apenas tiene 400 hectáreas. Deberíamos llegar a 20 mil en el largo plazo. Hay un interés de inversionistas con ganas de venir al país, pues tenemos posibilidad de producir arándanos los 12 meses del año (con algunos ligeros valles), como el aguacate.

En el plan de empleo para el agro también está la yuca, sobretodo en la agregación de valor para producir almidón. Hay plantas transformadoras que necesitan yuca de manera permanente. Otro cultivo, que es más una cadena farmacéutica, con potencial para generar empleos, es el cannabis, en el que se requiere acelerar los procesos de licenciamiento y facilitarle la vida a los inversionistas. Los estudios muestran que si Colombia pusiera el 1 por ciento de la demanda mundial en el mercado se pueden generar 20 mil empleos rápidamente.

Y otro producto es el maíz blanco y amarillo, susceptible de sustitución de importaciones y ahí, generar empleo.

En cuanto tiempo se generarían esos empleos.

Si salimos con todos los cultivos de manera simultánea, deberíamos estar generando los primeros 20 mil empleos el año entrante. 90 mil es en lo que queda del cuatrienio. El cálculo está basado en hectáreas sembradas y productividad.

¿De qué ha servido el ordenamiento de la producción?

Tenemos 11 cadenas priorizadas. Arrancamos con una que para nosotros ha sido emblemática: el arroz. Fue uno de los cultivos más afectados por una política que solo fomentaba la siembra sin administración del riesgo en cuanto a la aptitud de los suelos, de los recursos disponibles para crédito y aseguramiento, o en comercialización. Resultados concretos: las áreas de arroz no aumentaron sustancialmente; la productividad del cultivo, medida en toneladas por hectárea, creció 5 %; la rentabilidad desde el punto de vista de cuanto aumentó el precio, subió 20 %.

Por qué no despega el agro. Era tanto el rezago.

Sin duda. Además, Colombia es un país que tiene una frontera agrícola de 40 millones de hectáreas. Hay 1 millón de hectáreas irrigadas de un potencial de 18 millones. Pasar a 2 millones de hectáreas requiere una inversión de 1 billón de pesos anuales en los próximos 15 o 20 años. El productor con riego puede aumentar entre 20 y 40 % la productividad.

En riego, hemos diseñado un plan que incluye inversiones a partir del año entrante cercanas a los 3 billones de pesos de aquí al 2022. Con eso, deberíamos dejar estructurados, para contratar a través de alianzas público privadas, tres distritos muy grandes que hoy no están operando: Ranchería (la Guajira); el triángulo del Tolima, y en el Huila. Además de seguir trabajando en minidistritos, que también generan impacto.

¿Qué expectativa tiene con la moción de censura?

Estamos esperando para ver cuál es la razón por la cual la quieren convocar. Tenemos todo para explicar al Congreso lo que hemos hecho en estos 15 meses. Estamos muy tranquilos con los resultados muy concretos en muchas áreas.

Fuente:  El Tiempo

Enlace: Los cuatro cultivos que pondrían 90 mil empleos en el agro